La Reflexión de la semana...por Ximena Sánchez Aquique..

Los Medios deben ser parte del Tratamiento Integral

Desde Ultraman y Mazinger Z se está hablando de violencia en los medios de comunicación. Ustedes no recuerdan -hace como 10 años- a Walter Martínez cuando presentó la imagen de aquel político estadounidense acusado de corrupción pegándose un tiro en pantalla, que por mucho que tuviera razonadas explicaciones para ser transmitida, la sola imagen nos violentó. Ni hablar de las ya trilladas imágenes de los saqueos del 27 F, de la tragedia de Vargas, de las gemelas derrumbándose, de los muertos del 11 de Abril y la enumeración podría llegar a ser infinita.

Más allá de comiquitas que incitan la violencia, de noticias sobre crímenes o programas que hacen de las miserias del ser humano un espectáculo, hoy nuestros medios son parte de una violencia más allá de la denuncia y la reflexión.

Obviamente, los medios de comunicación deben denunciar las situaciones de violencia que se suscitan diariamente, pues la denuncia es al diagnóstico como la solución es a la terapia. Pero la denuncia requiere de un análisis ponderado, tal como el diagnóstico requiere de historia clínica y una batería de exámenes razonada, para no tener fallas diagnósticas y poder hacer Medicina basada en evidencias. Estoy intentando colocar en su idioma la necesidad de objetividad ante la situación violenta de nuestro país.

Los medios están tomando parte –con o sin razón- de una contienda política. Venezuela se convirtió del país menos noticioso de Latinoamérica al primer generador de noticias del continente. Y, señores, las noticias, lamentablemente, muy pero muy pocas veces son buenas, porque los periodistas fuimos creados para denunciar las cosas malas, para hacer de un chisme un escándalo, para meternos donde nadie nos llamó. Sí, así piensa todo el mundo, pero la verdad es que nuestra auténtica misión es educar e informar responsablemente y no violentamente.

Cuando estaba pensando cuáles eran los mensajes que quería dejarles de todo esto y discutía con compañeros, amigos y familiares, indefectiblemente caíamos en política, porque Venezuela se ha convertido un país violentamente político o políticamente violento y los medios han sido un pilar fundamental de esta situación.

Sin embargo, nuestra responsabilidad, más que continuar avivando ese odio, ese resentimiento, es buscar los caminos para calmar a la población. Violencia engendra violencia y esto no es nada nuevo.

Violencia viene de violar y violar es agredir la integridad del otro, aproximársele sin su consentimiento, y la televisión, la radio y la prensa escrita, sin nuestro consentimiento nos bombardean día a día.

Nos despertamos todas las mañanas oyendo hablar mal de Chávez, leyendo las barbaridades contra Chávez y nos dormimos viendo las noticias en contra de Chávez, de lo cual el propio Chávez se desquita los domingos despotricando contra periodistas y medios sin el más mínimo reparo, o en cualquier alocución pública, internacional, nacional o local, cada vez que se le antoja insultar a cualquiera que no esté con él, pues para Chávez y los chavistas si no estás con ellos estás en su contra…

Pero, es tan violento un grito como un profundo silencio. O es que el silencio de los medios el 12 y 13 de abril no fue violento? Excusas y razones hay miles, pero esto no es una tribuna para estar en contra o a favor del proceso politiquero de nuestro país. Aquí estamos para decir que si queremos sanar la violencia tenemos que comenzar por asumir que es un problema de salud que nos atañe a todos. Que en este caso la terapia no necesita de estudios comparativos contra placebo, porque para la paz no existe placebo.

Para que haya una pelea hacen falta dos, y seguro si uno de los dos bandos deja el enguerrillamiento algo tendrá que cambiar. Aquí no se trata de estar a favor o en contra de Chávez. Se trata de estar a favor de Venezuela, se trata de estar a favor de unos medios de comunicación que tomen conciencia de su labor “terapéutica” como parte del equipo multidisciplinario que se requiere para atender al enfermo de violencia que es nuestro país.

Los medios deberían ser parte del diagnóstico y la terapéutica, pero hoy son parte del enfermo. Alguien tiene que comenzar a ver la situación por encima de ella misma y buscar efectivamente la paz y el camino para construir.

CLOSE UP PARA LUIS

Ximena Sánchez Aquique es Comunicadora Social graduada en la UCAB, además es especialista en Desarrollo Organizacional

Blogalaxia: venezuela politica sociedad

Comments

1 Response to "La Reflexión de la semana...por Ximena Sánchez Aquique.."

Trina M, Navas B dijo... 25 de abril de 2013, 19:41

Simplemente una análisis fabuloso......

Publicidad

Publicidad
laconcienciaciudadana@gmail.com

Datos personales

Mi foto

Editor del blog el Gourmet Urbano, especialista en dispositivos móviles y políticamente correcto!!
Puedes saber mas de mi en mis perfiles de LinkedIn, About.me 

Archivos del blog

Labels

Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

Twitter

Twitter Button from twitbuttons.com

Nacional

eluniversal.com: Avances

Premio "A liberar el Tocororo"

Premio "A liberar el Tocororo"
Premio "A liberar el Tocororo"